contacto@kuwai.dev +34 650797282
March 10, 2020 - POR Administración

BLOCKCHAIN Y LOS MALWARE

Por Luis Suescun.

Malware es un término siniestro que significa “Malicious Software”, que suena salido de un Horror Story. Un malware es básicamente cualquier cosas que atente y amenace tu equipo o dispositivo. Ya sea para conseguir información, robarte dinero, destruir el hardware o simplemente inundarte de virus, mala publicidad, entre muchos otros.

 La idea fundamental del malware es explotar o destruir las partes de un software.

Desde 1949 el gran matemático John Von Neumann trazaba en su teoría y organización de autómatas complejos la posibilidad de crear pequeños programas capaces de invadir y controlar programas de similar estructura.

 Y ya a partir de 1984, el científico computacional Frederick B. Cohen crea el oscuro concepto de “virus informático”. Desde entonces, los malware, como peligro y dolor de cabeza, han crecido a la par del desarrollo de internet y los programas informáticos.

 Sin embargo, pese a que los malware ha llegado a ser muy comunes hoy en la web -presente desde la nube hasta a veces en el pendrive del bolsillo- este solo es capaz de alcanzar a ser una verdadera amenaza cuando logra aprovechar las vulnerabilidades de nuestro software. Conviene ahora mencionar que es una vulnerabilidad, la cual no es más que una falla, o mejor dicho, una grieta en el sistema que permite que pasen los programas maliciosos desde su fuente de origen hasta nuestro dispositivo.  Por esto se les conoce también como “agujeros de seguridad”. El registro de los agujeros de seguridad de este tipo es amplio y siempre reciente.

 En 2019 la empresa de ciberseguridad con sede en Ámsterdam, ThreatFabric, identificó  un virus troyano llamado Ceberus, el cual roba las claves de Google Aunthenticator permitiendo al virus atacante acceder a los valiosos exchanges.

 Otro caso fue el robo masivo de 7.000 bitcoins de un monedero de la plataforma Binance en mayo de 2019, perpetrado por varios piratas informáticos, con una combinación de técnicas de phishing, ataque con malware, y varios otros.

Estos ejemplos demuestran el poder del malware a través de las vulnerabilidades.

 Pero ¿Por qué surgen estas vulnerabilidades que nos deja desprotegidos? Por muchos motivos pero principalmente por software defectuoso o desactualizado. A veces una vulnerabilidad nace simplemente por descuidos, al estilo descargar algo y luego ver al antivirus lanzando gritos.

Se puede decir que las defensas de un sistema son como una pared, y si la pared se encuentra descuidada y en mal estado, tarde o temprano aparecerán grietas. Descubriendo grietas un malware puede atravesar una defensa.

 Pero así surge una segunda pregunta más importante ¿Cómo disminuir las vulnerabilidades y proteger nuestra información y finanzas del malware? Pues, para esto existen muchos métodos, como por ejemplo el uso de los antivirus y cortafuegos, además de las habituales estrategias de prevención. Pero si queremos hablar de una solución más perdurable, tal vez cambiar a otro sistema con bases más seguras  sea una mejor opción.

Si, por el título imagino que te habrás dado cuenta ya; hablo de nada ni nada menos que de la blockchain.

 Hay que recordar que la blockchain es un sistema descentralizado formado por bloques encadenados. Cada bloque contiene información cifrada, copiada y almacenada. Toda la información contenida en los bloques es almacenadas en diferentes nodos de red.

 La naturaleza descentralizada y encriptada del blockchain crea algo muy especial: inmutabilidad.

 Los datos guardados, una vez copiados y validados en los nodos de blockchain, no pueden ser modificados por ningún acontecimiento o administrador, y en el caso de querer editar algo es necesaria la aprobación de todos los nodos de la red. 

Es como si la información que se encriptará en la blockchain se encerrara en una bóveda de cristal. Absolutamente segura, intocable y transparente.

 Cabe añadir que dentro de la blockchain, en el aspecto de seguridad, se destaca la infraestructura de clave pública, en sus siglas en inglés PKI, por ser un elemento que permite una interacción dinámica entre el software y aquellos que lo manejan. PKI certifica la identidad y contenido cifrado de los usuarios y partes del sistema.

 Y el software va más allá de las criptomonedas, como el Bitcoin. Un software seguro en blockchain se puede adaptar a las áreas de las finanzas, energía, votaciones, educación, entre otros tantos sectores donde un malware resultaría muy perjudicial. con malware cada vez más complejos y afectando tantas áreas, la mejor apuesta es hacia la optimización y la innovación de los sistemas de datos. A principios de este año Bitcoin Gold (BTG), y otras plataformas del mismo medio, decidieron actualizar sus sistemas a modelos más ligeros y descentralizados por la gran afluencia de malware que constantemente registran.

 Es por esta razón que la blockchain resulta ser una excelente solución frente a la amenaza del malware.

 En resumen, los malware son un peligro que se aprovecha de las vulnerabilidades que continuamente aparecen en nuestros dispositivos y plataformas. Si lo que se busca es seguridad, lo mejor que podemos hacer es encontrar una protección que no dé cabida a ninguna grieta.

 Y recuerda, en Kúwai siempre estamos atentos con la seguridad, la búsqueda de soluciones y los adelantos tecnológicos. Cualquier duda, solo asesorate con nosotros